Me llamo Rosa, vivo en Barcelona y la cocina es una de mis pasiones junto con el diseño
y hacer Tags
(firmas… puedes visitar si quieres mi otro Blog de diseño de Tags, aqui: http://rosatags.blogspot.com.es/.)

No pretendo enseñar ni dar clases de cocina a nadie pues no soy ninguna Chef, tan sólo quiero compartir
mis recetas, lo que yo cocino, ya sean recetas de familia
como recetas de la web que he hecho y me gustan,
también publicaré información
y noticias sobre el mundo de la cocina, alimentación… etc… que me
parezcan
interesantes de otras webs para compartirlas aquí con vosotros.
Espero que me acompañéis en este mi nuevo Blog y que os guste lo que publique, si me seguís…. gracias por hacerlo!

martes, 19 de junio de 2018

HABITAS Y GUISANTES ENCEBOLLADOS.

Buenos días!

la primavera es la época de comprar habas y guisantes frescos, y ahora,
que estamos a punto de entrar en el verano, dejaremos de verlos en pocos
días en el mercado. Así que vamos a aprovechar para hacer un plato con
estos dos productos, unas HABITAS Y GUISANTES ENCEBOLLADOS,
que nos servirá como guarnición para cualquier pieza de carne o pescado.

Si bien es cierto que es un plato que podemos hacer durante todo el año,
por tener en la sección de congelados durante todo el año estos dos 
productos, nunca será tan delicioso como hacerlos con productos frescos
en su temporada, así que cuando los podemos encontrar frescos, hay que 
aprovechar para consumirlos con toda su frescura y propiedades.

Otras recetas que ya podéis encontrar con HABAS en el Blog son, el
delicioso ARROZ CON HABAS que os traje hace 3 días,  unas sabrosas
 HABAS A LA CATALANA, y un espectacular y sorprendente  
PURÉ DE HABAS, muy recomendado, que nos sirve de guarnición.

Y si lo que os interesa son recetas con GUISANTES, podéis encontrar
ya en el Blog, una  CREMA DE GUISANTES que es una delicia, una
que no podrás parar de comer, exquisitas!

INGREDIENTES PARA LA RECETA:
  • 1 kilo de habas baby (peso antes de desenvainar).
  • 1 kilo de guisantes (peso antes de desenvainar).
  • 3 cebolletas grandes.
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 copa de vino blanco.
  • Medio litro de caldo de verduras.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Aceite de oliva virgen extra. 

PREPARACIÓN:
1.
Lo primero que haremos será desenvainar las habas y los guisantes. Para esta
receta lo mejor es utilizar habas del tipo baby, para acompañar al guisante es
mejor un haba pequeña que una grande, también a la hora de que los dos 
productos están tiernos a la vez.
2.
En una sartén grande con aceite de oliva virgen extra, pondremos a pochar las
cebolletas previamente peladas y cortadas pequeñas y los dientes de ajo pelados
y picados finos, lo dejaremos a fuego medio, removiendo de vez en cuando, 
 hasta que veamos que la cebolla la tenemos hecha.
3.
Añadiremos las habas y los guisantes, removemos todo bien, salpimentamos a
nuestro gusto y echamos la copa de vino blanco, subimos el fuego y lo dejamos
hasta que se haya evaporado bien el alcohol.
4.
En ese momento añadiremos el medio litro de caldo de verduras y lo dejaremos
cocinar hasta que se haya consumido el caldo y las habitas y guisantes estén
tiernos, el tiempo dependerá como siempre de la calidad de las verduras.
Yo las he dejado media hora. Deliciosas!!!




Hasta la próxima!
Firma

sábado, 16 de junio de 2018

ARROZ CON HABAS.

Buenos días y feliz sábado!

hoy traigo una receta muy especial para mi, que quiero dedicar a mi
padre allá donde esté. Es un plato que le encantaba, y cuando era la
temporada de habas, mi madre lo hacía muy a menudo porque él 
disfrutaba con él. Así que desde aquí papá, esta receta va por ti, te
quiero y te echo muchísimo de menos, pero siempre te llevo conmigo 
en mi corazón.

Es un ARROZ CON HABAS que la verdad, es que es sorprendentemente
delicioso pese a su sencillez, ese sabor tan característico de las habas pasa
al arroz dándole un sabor increíble. No es seco y tampoco caldoso, se
podría decir que es un arroz meloso, que quiere decir ni más ni menos que
no es seco pero tampoco caldoso, un término medio.

Ahora que es temporada de habas, es el momento de consumirlas con todo
su sabor, aunque ya las podemos encontrar congeladas durante todo el año,
como ciempre digo, no es lo mismo el congelado que el fresco, y si queremos
platos sabrosos y de calidad tenemos que usar productos de calidad como son
los productos frescos.

Si queréis ver otros platos de arroz que ya podéis encontrar en el Blog, os
los dejo aquí a modo de recordatorio:

ARROZ AL RAS EL HANOUT

Y si buscáis otras recetas de habas, ya tenéis en el Blog, unas deliciosas HABAS
A LA CATALANA, y un espectacular y sorprendente PURÉ DE HABAS, muy
recomendado, que nos sirve de guarnición.

 
INGREDIENTES PARA EL ARROZ CON HABAS:
  • 1 kilo de habas frescas.
  • 400 gramos de arroz bomba.
  • Medio pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde del tipo italiano.
  • 1 cebolla.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 tomate rojo maduro que sea sabroso para cocinar.
  • 1 cucharadita de postre de PIMENTÓN DULCE DE LA VERA.
  • 1 hoja de laurel.
  • Perejil fresco (importante que sea fresco).
  • 1 litro de caldo de verduras.
  • 1 copa de vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto.
  • Pimienta recién molida. 

PREPARACIÓN:
1.
Desgranamos las habas. Si fueran habas babys, de las pequeñitas, podéis
cortar a rodajas unas pocas de sus vainas y utilizarlas junto con las habas, ya que
también están muy ricas. Yo cuando utilizo habas babys lo hago, no ha sido
el caso de hoy, que eran de las normales y no les he puesto nada de vainas,
ya que si son habas de las normales, las vainas no quedan tiernas.
2.
Ponemos en una cazuela un poco de aceite de oliva virgen, y ponemos a pochar 
en él, la cebolla previamente lavada y picada fina, los pimientos lavados y cortados
a cuadritos pequeños y 1 diente de ajo pelado y cortado fino. Y dejaremos pochar
a fuego lento hasta que lo veamos todo en su punto.
3.
Cuando veamos que las verduras ya están pochadas, rallamos el tomate y se lo
añadimos a la cazuela, lo dejaremos rehogar hasta que el tomate se haya frito.
4.
Apartamos un momento la cazuela del fuego, le añadimos la cucharada de pimentón 
dulce y lo removemos todo bien para que se nos haga con el calor residual que hay 
en la cazuela, si lo hiciéramos al fuego, correríamos el riesgo de que el pimentón se
nos queme y en ese caso amarga.
5.
Volvemos a poner la cazuela al fuego y le añadimos las habas, la hoja de laurel, 
y removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes.
6.
Añadimos el vino, volvemos a remover bien y lo dejamos hasta que se evapore
el alcohol. Mientras, vamos a preparar en el vaso de la batidora una picada de
ajo y perejil, pondremos los otros dos dientes de ajo, hojas de perejil fresco y
un poco de caldo para poder batirlo todo bien.
7.
Cuando tengamos la picada hecha se la añadimos a la cazuela junto con medio 
litro de caldo de verduras, subimos el fuego y lo dejamos cocer unos 20 minutos,
hasta que veamos que casi se ha consumido el caldo, para intentar echar el arroz
a la cazuela sin caldo, ya que de ese modo el arroz "atrapa" mejor los sabores 
del guiso, si echamos el arroz en un caldo abundante nos queda un arroz más
insípido. Yo dejo cocer bastante las habas ya que me gustan muy tiernas, unos
20 minutos en el primer caldo y luego otros 15 minutos con el arroz, los tiempos
siempre dependerán de la calidad y del tamaño de las habas.
8.
Cuando veamos que se ha consumido el caldo, echaremos el arroz a la cazuela
y lo freiremos un poco mezcándolo bien con todos los ingredientes, esto hará
que el arroz nos coja todo el sabor de las habas y el resto de ingredientes.
Salpimentamos a nuestro gusto, echamos el otro medio litro de caldo de verduras
y lo dejarmos cocer 15 minutos, el arroz bomba con 15 minutos de cocción y 5
minutos de reposo queda perfecto. Aconsejo utilizar arroz bomba por dos motivos,
el principal es que no se pasa, y si os sobra lo podéis comer a la noche o incluso
al día siguiente en perfecto estado, y el otro motivo es porque es un arroz que
coje muy bien el sabor del resto de los ingredientes.  Después de 15 minutos de 
cocción y de 5 minutos de reposo, tendremos nuestro delicioso arroz con habas!



(Ya sabéis que si queréis ver el plato más cerca sólo tenéis que clicar en la foto)


Hasta la próxima!
Firma

miércoles, 13 de junio de 2018

MERMELADA DE ALBARICOQUE EN PANIFICADORA.

Buenas tardes!

hoy toca receta en Panificadora, como siempre, sólo para las que tenéis
una panificadora. Todavía estoy en el proceso de ir probando cosas en 
ella, porque ya sabemos que como su nombre indica, sirve para hacer
panes, pero no sólo, ya que además de panes, se pueden hacer muchas
más cosas en ella. Desde luego el pan sale inmejorable, eso es normal.
El mes pasado probé a hacer bizcocho, que también sirve para hacerlos,
y como ya comenté en mi anterior publicación dedicada a la panificadora,
salen bien, no es que diga que salen mal, pero teniendo un buen horno
que los hace perfectos, prefiero hacerlos en el horno que duran mucho 
más tiempo tiernos y esponjosos. O sea, que desde luego yo, para hacer
bizcochos no la voy a utilizar.

Y hace unos días le toco el turno a las mermeladas, que también se puede
hacer mermeladas en ella, pues tiene un programa exclusivo para ellas.
Y con las mermeladas tengo que decir que es una auténtica maravilla!
Yo, soy amante de las mermeladas, pero no tanto del azúcar, y la mayoría 
de las mermeladas que hay en el mercado son en una proporción que llevan
el mismo tanto por ciento de mermelada que de azúcar, que horror!,
total que ya me veís en el supermercado haciendo selección de mermeldas
mirando el tanto por ciento de azúcar que llevan, y metiendo en mi carrito 
las que llevan menos azúcar que suelen ser las más caras por ser las más 
artesanas o naturales. La ventaja de hacer una misma la mermelada es,
evidentemente que le pones la cantidad de azúcar que una quiere, una
maravilla, porque una mermelada con el 50% de fruta y el 50% de azúcar
no es nada sana. Eso por un lado, y por el otro, hacer una mermelada al
fuego es estar pendiente de ella todo el rato y estar removiendo
constantemente, con la panificadora, te olvidas de esto, es tan fácil como
poner todos los ingredientes en la cubeta, programarla y te olvidas, cuando
ha acabado tienes una mermelada perfecta, en su textura, en su sabor y
en el punto de azúcar, Así que puestas a hacer mermeladas, mejor en
panificadora que al fuego. Ella lo hace todo.

Y me estrené haciendo la mermelada de albaricoques que me encantan y 
ahora estamos en la temporada de ellos, salió una mermelada de albaricoques
espectacular, sin tenerle nada que envidiar a cualquier mermelada de las
caras y artesanas. Y muchísimo mejor de precio. Como no la había hecho nunca,
y era para probar como salía en la panificadora, no hice mucha cantidad, la hice
sólo con 500 gramos de albaricoques, y no salió mucha, pero en eso consistía
por si acaso no me gustaba el resultado. Así que si queréis hacer bastante
cantidad, varios botes, tenéis que triplicar o cuadruplicar las cantidades, según 
queráis hacerla con 1 kilo y medio o 2 kilos de albaricoques.

Yo utilizo siempre el azúcar llamado PANELA, la panela es el azúcar más
natural, es el azúcar que se obtiene al evaporar el jugo de la caña de azúcar,
a partir de un proceso de cocción, sin proceso de refinados. No confundir con
el azúcar moreno, que en realidad es azúcar blanco refinado al que se le ha
añadido extracto de melaza, que le da el gusto y sabor característicos. 

Y después de esta extensa introducción, vamos a lo que vamos, la receta.

INGREDIENTES PARA LA MERMELADA:
  • 500 gramos de albaricoques.
  • 200 gramos de PANELA.
  • 1/2 limón.
  • Medio sobre (3 gramos) de gelatina en polvo.
SOBRE LA CANTIDAD Y EL TIPO DE AZÚCAR:
La proporción de azúcar que he utilizado es de 200 gramos por medio kilo de
fruta, sale con un punto de dulzor perfecto, nada empalagosa como las compradas,
está claro que si os gusta muy dulce, aumentéis la cantidad de azúcar a vuestro 
gusto. Y lo mismo sobre el azúcar utilizada, yo uso panela porque es la más sana,
pero vosotros usar la que utilicéis en vuestra casa.

PREPARACIÓN:
1.
Pelamos los albaricoques, los cortamos a trocitos pequeños, y los vamos poniendo
en la cubeta de la panificadora, la fruta siempre lo primero.
2.
Encima de los albaricoques ponemos el azúcar, el zumo del medio limón y la
gelatina. Introducimos la cubeta en la panificadora y programamos el nº 11
que es el de la mermelada, y dura 1 hora y 20 minutos. Y nos olvidamos!
Si tenéis otra panificadora que no sea la Silvercrest de LIDL, escoger vuestro
programa de mermeladas.
3.
Cuando acabe el programa tendremos una mermelada perfecta!. A mi me gusta
la mermelada con tropezones, me gusta encontrarme los trocitos de fruta, así que 
la dejo tal cual, si a vosotros no os gusta encontraros trozos y os gusta más 
homogénea, es tan fácil como pasarla por la batidora, a vuestro gusto.
4.
Una vez la tengamos lista, tenemos dos opciones o congelarla, o hacer botes en
conserva. Para hacer botes en conserva y que nos dure meses, el procedimiento
es, primero estirilizar los botes en agua hirviendo 5 minutos, botes y sus tapas
también, con la tapa quitada del bote, no puesta. Dejamos enfriar los botes un poco
y los llenamos de la mermelada, pero dejando arriba un centímetro sin llenar. Los
tapamos y les damos la vuelta para que hagan el vacío. Una vez frío los botes y la
mermelada ya la podemos guardar en la despensa. Si no la queréis congelar ni
conservar, os durará unos 15 días en la nevera.

TRUCO PARA LAS FRUTAS QUE TIENEN UN PUNTO DE ACIDEZ:
Hay frutas como la naranja, la mandarina, las frutas del bosque... que tienen su
punto de acidez, en ese caso lo normal es añadir más azúcar de lo normal para
quitar esa acidez. El truco para no tener que añadir más azúcar y quitar ese
acidez a esas frutas es añadir una cucharadita de bicarbonato y asunto solucionado!

Os dejo ya las fotos de la mermelada, en el plato es para que apreciéis mejor
su consistencia, después la metí en los botes y en la foto veréis la cantidad que
me ha salido con medio kilo, un bote lleno y un poquito más.



(Si hacéis click en la foto, veréis mejor la textura de la mermelada)

Hasta la próxima!
Firma

sábado, 9 de junio de 2018

TARTA DE QUESO NEW YORK CHEESECAKE.

Buenos días y que tengáis un bonito sábado!

cuando en enero llegó a casa mi horno nuevo, pedido desde noviembre,
(estaba agotado en El Corte Inglés), me dije que tenía que estrenarlo
con una tarta de queso, y así lo hice, esta fué la primera tarta que hice
en mi nuevo horno BOSCH, del que estoy encantada, el mejor horno
que he tenido nunca, una maravilla con sus prestaciones.

Y porque con una tarta de queso?, pues porque soy amante de las tartas
de queso y de los bizcochos, siempre probando recetas nuevas de ambas,
para tener un buen surtido de las dos en mis recetas habituales de cocina.
Tartas de queso hay muchisimas, segun el queso que lleve, según
si se hace en horno o sin horno, según el método de preparación...
y una de mis favoritas es la de estilo New York, que seguramente habéis
comido alguna vez, o muchas. Andaba en la búsqueda de la tarta perfecta
del New York Cheesecake, y después de hacer algunas recetas de esta tarta
por fin he dado con la definitiva, la mejor, la de una impresionante New
York Cheesecake, que es la receta que hoy traigo al Blog.

Siguiendo las instrucciones al pie de la letra, pues tiene sus secretos, sus
trucos y su forma de hacer especial, sale perfecta!, así que aquí os la dejo,
os aconsejo que no dejéis de hacerla si queréis disfrutar comiendo una
deliciosa tarta de queso, además de que seguro que la haréis más veces
y se convertirá en un fijo de vuestra cocina, como me ha pasado a mi.

Antes os dejo aquí a mano las otras 2 recetas de Tartas de queso que ya
podéis encontrar en el Blog, para cuando vamos con prisas, ésta que se
hace en un momento y está deliciosa, la TARTA DE QUESO QUARK 
AL MICROONDAS, y esta otra, que llevando también queso Philadelphia
(que me encanta!), como la New York, pero es un estilo diferente y es más
fácil de hacer que la New York, esta TARTA DE QUESO PHILADELPHIA.

INGREDIENTES PARA EL NEW YORK CHEESECAKE:

IMPORTANTE:
Estas cantidades son para un molde de 20 cm., si la hacéis en un molde de
este tamaño os saldrá más alta, yo he utilizado esta vez un molde de 23 cm.,
con lo cual me ha quedao un poco más baja que en uno de 20 cm..
Estas cantidades sirven para cualquier medida de molde, lo único que en
función de la medida del molde os saldrá más alta o más baja, nada mas.
  • 500 gramos de queso de untar tipo Philadelphia.
  • 200 gramos de azúcar.
  • 2 huevos a temperatura ambiente.
  • 30 gramos de harina de maiz (Maizena).
  • 1 cucharada sopera de PASTA DE VAINILLA BOURBON HOME CHEF.
  • 110 gramos de crema de leche o nata para montar de 35% de materia grasa.
  • 60 gramos de mantequilla.
  • 16 galletas del tipo Digestive.
  • Mermelada de fresa para decorar por encima (opcional).
SOBRE LA VAINILLA:
Yo he utilizado pasta de vainilla Bourbon de la marca Home Chef, es una pasta
de vainilla totalmente natural que le da a las tartas un sabor a vainilla que no
se lo da ni la rama de vainilla ni el extracto de vainilla, lo compro por internet
en la tienda que véis en el enlace, en caso de no tener esta pasta de vainilla 
podéis utilizar vaina de vainilla (las semillas de dentro), o extracto de vainilla.

PREPARACIÓN: 
1.
Lo primero de todo será precalentar el horno a 175º, con calor arriba y abajo,
sin gratinador y sin aire caliente en el caso de que vuestro horno tenga aire caliente.
2.
Mientras se calienta el horno, prepararemos la base de galletas de la tarta. 
Trituramos las galletas con la picadora hasta que nos queden reducidas a polvo.
Las ponemos en un bol, derretimos la mantequilla en el microondas, la añadimos
al bol con las galletas y lo mezclamos con un tenedor hasta que la mantequilla 
se haya integrado muy bien con las galletas. Extendemos la masa de galletas por
el fondo del molde, yo he utilizado ESTE MOLDE de silicona y base de
cerámica desmontable. Dejaremos la base de galletas lo más plana posible y para
ello nos podemos ayudar con el revés de una cuchara, que va muy bien.
Meteremos el molde en el horno durante 10 minutos.
3.
Vamos preparando el resto de la tarta, la crema de queso. En un bol amplio, 
ponemos el queso y lo batimos con unas varillas eléctricas para que nos quede
cremoso. 
4.
Añadiremos el azúcar con la harina de maiz, previamente mezcladas, poco a poco
y en varias veces mientras seguimos batiendo, hasta que la harina y el azúcar se 
hayan integrado bien con el queso.
5.
Añadimos la nata y la cucharada de pasta de vainilla o la vainilla que utilicéis, y
seguimos batiendo muy bien para que nos quede esponjoso, pero lo justo, sin
pasarnos, ya que no queremos que la masa nos coja aire.
6.
Es el momento de añadir los huevos uno a uno, primero uno y cuando el primero
esté bien integrado en la masa añadiremos el segundo, igualmente como anteriormente,
lo justo para que esté bien integrado, sin pasarnos para que la masa no coja aire.
7.
Ponemos la crema de queso encima de la base de galletas, y le damos unos golpecitos
al molde para que la crema se asiente bien.
8.
En la bandeja del horno pondremos agua hirviendo ya que esta tarta se hace al
"baño María", ponemos el molde en el agua, subimos la temperatura del horno
a 180º y lo dejaremos en el horno durante 45 minutos.
9.
Pasados los 45 minutos, bajamos la temperatura del horno a 160º y lo dejamos
durante 30 minutos más.
10.
Pasados estos últimos 30 minutos, apagamos el horno y sin abrir la puerta, dejamos
la tarta en el horno, para que se vaya enfriando despacio y así no se nos baje.
11.
Pasada una hora ya podemos sacar la tarta del horno, y la dejaremos enfriar 1
hora más a temperatura ambiente y después 4 horas más en la nevera. 
Después de todo este preceso de enfriado la tarta estrá perfecta y lista para 
consumir. Si seguís las indicaciones os quedará perfecta y deliciosa!
Y si le ponéis por encima mermelada de fresa ya es de muerte súbita!
A vuestro gusto, se puede comer con mermelada o sin ella, en las fotos la
podéis ver de las dos maneras. 





Hasta la próxima!
Firma

miércoles, 6 de junio de 2018

REVUELTO DE ESPÁRRAGOS, SETAS Y AJETES.

Buenas tardes en este día lluvioso y de tormentas aquí en Barcelona.

Hoy una receta fácil, nutritiva, económica, deliciosa y ligera, un plato
que tanto nos sirve para acompañar una pieza de carne o pescado como
para plato único para una cena, que por la noche ya sabéis que se 
recomienda no comer mucho. Además este plato se hace en un momento.

Podéis usar la seta que queráis o la que más os guste, champiñón normal,
champiñón Portobello, seta shiitake... cualquiera de ellas nos sirve para
este plato, yo siempre suelo utilizar shiitake que es mi seta favorita pero
esta vez utilicé un surtido de setas variadas frescas.

Si os interesan otras recetas de ESPÁRRAGOS, en el Blog ya tenéis
y si buscáis otras recetas de SETAS, podéis encontrar en el Blog, las

INGREDIENTES PARA EL REVUELTO:
  • 6 huevos.
  • 250 gramos de setas a vuestra elección.
  • 1 manojo de espárragos trigeros.
  • 1 manojo de ajetes tiernos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta recién molida.

PREPARACIÓN: 
1.
En una sartén con aceite de oliva, ponemos a saltear los ajetes y los espárragos 
trigeros, previamente limpios y troceados. Los espárragos los troceamos con las
manos ya que es la mejor manera de "sentir" hasta donde debemos aprovechar el
espárrago, iremos cortándolo hasta que notemos que nos cuesta cortarlo por estar
ya esa parte más dura, y a partir de ahí lo descartaremos para esta receta.
Para aprovecharlo todo y no tirar nada, esa parte dura la podemos utilizar en un 
caldo de verduras, la podemos congelar y cuando vayamos a hacer un caldo de
verduras se los ponemos que le aportará buen sabor al caldo.
2.
Cuando veamos que los ajetes y los espárragos están en su punto, añadiremos
las setas, igualmente lavadas y troceadas previamente. Removemos todo bien para 
que se mezclen todos los ingredientes, bajamos el fuego y lo dejamos cocinar
unos minutos removiendo de vez en cuando hasta que las setas están tiernas.
3.
En un bol aparte, batimos los huevos, retiramos la sartén del fuego y 
cuajamos los huevos fuera del fuego con el calor residual de la sartén, un
revuelto no es una tortilla rota, en ese caso no es un revuelto perfecto y 
delicioso como debe de ser, un revuelto tiene que quedar meloso.
Parece sencillo de hacer pero hay que encontrarle el punto justo para que 
no se nos pase, y que el resultado sea un plato jugoso y perfecto, nos tienen
que quedar ligeramente poco hechos para que queden melosos.
4.
Y justo antes de servir será cuando los salpimentemos a nuestro gusto.
Una delicia de plato, si seguís mis consejos ya me contaréis!



Hasta la próxima!
Firma

sábado, 2 de junio de 2018

BUÑUELOS DE BACALAO.

Buenos días!
estrenando mes de junio, ya tenemos el verano a la vuelta de la esquina.

El sábado pasado comimos con un matrimonio amigo nuestro en un 
restaurante al que no habíamos ido nunca, pero que por la experiencia 
del trato recibido, seguro que no volveremos. Solemos pedir siempre
que vamos a comer con estos amigos unos cuantos platos de picoteo
para compartir los 4 y luego cada uno se pide su plato principal.
Entre el picoteo que pedimos, había unos buñuelos de bacalao, no muy
esponjosos por cierto como deben de ser, sino más bien espesos, eso 
para empezar, pero es que yo en uno de ellos me encontré una espina
del bacalao, de tamaño considerable, como es normal, se lo comenté al
camarero, que lejos de pedir disculpas, como debe de ser en un trato 
correcto al cliente, parace ser que le molestó y me contesto un incorrecto
"puede pasar", y si, claro que puede pasar porque nadie somos perfectos,
pero no debería de pasar y menos en un restaurante, así que si pasa, lo
mínimo y lo correcto es pedir disculpas al cliente.
Luego para acabar de rematar el mal servicio, se pidió un solomillo 
insistiendo a la camarera que sobre todo "al punto menos" y que mejor 
que estuviera un pelín crudo a un pelín pasado, pues pien, el solomillo 
llegó pasado, se lo comentamos a la camarera y al menos ella se disculpó,
muy bien hecho, pero en el caso de un solomillo que se le insiste en 
que está al punto menos, si no está bien hecho por fallo del cocinero,
lo normal y correcto es retirarlo y traer uno nuevo, al punto como lo 
ha pedido el cliente.

En fin, después de toda esta parrafada que me apetecía comentaros
ya que son anécdotas relacionadas con la cocina, todo esto viene porque
 el sábado pensé que tenía que traer al Blog la receta de mis buñuelos
de bacalao, esponjosos y llenos de sabor, así que aquí están.
El día que hagáis buñuelos de bacalao caseros, seguro que nunca más
los compráis hechos, ya que no hay ni comparación, y encima es que son
fáciles de hacer, y con un resultado espectacular, no pudes parar de cojer!

Os dejo a mano un recordatorio del resto de recetas de BACALAO que 
ya hay en el Blog y vamos con la receta:

INGREDIENTES PARA LOS BUÑUELOS DE BACALAO:
  • 400 gramos de bacalao fresco o desalado (yo utilicé fresco).
  • 2 dientes de ajo.
  • 3 huevos grandes.
  • 200 gramos de harina.
  • 150 gramos de mantequilla.
  • 1 manojo de perejil fresco (imprescindible fresco).
  • 300 ml. de agua.
  • 1 cucharadita de postre de levadura química tipo Royal.
  • 1 pizca de sal.
  • Aceite de oliva para freir. 

PREPARACIÓN DE LOS BUÑUELOS:
1.
Lo primero de todo, si el bacalao es en salazón, desalarlo en el modo que lo
hacéis siempre. Yo esta vez he utilizado fresco pero a veces lo uso en salazón.
Lo cortamos a trozos y lo ponemos a hervir, que no esté crudo pero que tampoco
nos quedé seco que un pescado seco arruina cualquier plato. Yo lo que hago es
que cuando el agua empieza a hervir, lo dejo 2 o 3 minutos (según el tamaño de
los cortes) y lo retiro. Lo colamos, le quitamos la piel y las espinas, que no se
encuentre nadie ninguna en el buñuelo!, y lo reservamos.
2.
Ponemos en un cazo el agua y la mantequilla, cuando el agua empiece a hervir,
retiramos el cazo del fuego y echamos la harina de golpe, previamente mezclada
con la levadura y tamizada. Mezclamos un poco primero fuera del fuego, llevamos
de nuevo el cazo al fuego y con una cuchara de madera removemos sin parar
hasta que tengamos una masa homogénea, sin grumos y que se despege de las
paredes del cazo. Retiramos del fuego y la dejamos que enfríe un poco, que esté
templada.
3.
En ese momento añadiremos a la masa los huevos de uno en uno, hasta que
no se haya incorporado bien a la masa uno, no echar el siguiente, y así hasta
acabar con los 3 huevos, y ya tenemos hecha nuestra masa de buñuelos, tiene
que quedar espesa pero no mucho, brillante y cremosa. Reservamos.
4.
Desmigamos el bacalao y picamos los dientes de ajo y el perejil bien pequeñito,
y se lo añadimos todo a la masa de buñuelos, mezclando todo muy bien para que
se incorporen bien los ingredientes. Metemos a la nevera durante una hora nuestra
masa de buñuelos de bacalao, para que se enfríe bien, ya que de esa forma nos será
más fácil darles la forma a los buñuelos.
5.
Pasada la hora ponemos en una sartén aceite de oliva virgen, (me gusta freir los
buñuelos en aceite de oliva en vez de girasol porque quedan más sabrosos), y
con ayuda de dos cucharitas vamos cogiendo porciones de masa no muy grandes,
y le damos forma con las cucharas, no tiene que quedar perfectas ya que al freirse
se hinchan un poco y cogen la forma. Cuando las veamos doraditas las vamos
sacando y poniendo en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso
de aceite. Servir calientes. Se pueden congelar, en ese caso, los que vayáis a
congelar los freís muy poco, sin que lleguen a dorarse, cuando estén frios los
congeláis y cuando los vayáis a consumir ya sólo será cuestión de dorarlos,
yo siempre tengo en en congelador buñuelos congelados.
El secreto de unos buñuelos perfectos es su esponjosidad, no tiene que quedar
espesos, que sepan a bacalao y que tengan su toque de ajo y perejil.



Hasta la próxima receta y feliz fin de semana!
Firma

jueves, 31 de mayo de 2018

LAS FOTOS DE VUESTROS PLATOS - 9.

Buenas tardes!
hoy último día del mes de mayo y como siempre acabamos el mes con
Os recuerdo mi dirección de correo electrónico donde podéis contactar
conmigo, tanto para mandarme vuestras fotos como para vuestras preguntas
y sugerencias, es la siguiente:

cocineandoconrosa@gmail.com 
Y un mes más, agradeceros que me sigáis en el blog y también agradeceros
vuestros mensajes y correos con las fotos de vuestros platos que cocináis de
las recetas de este blog, ya sabéis que mi manera de agradecéroslo es 
publicando cada mes 4 fotos de las que me enviáis. GRACIAS!
Las 4 fotos de este mes son las siguientes:

La primera receta es de Vegan Yorch, y las LENTEJAS AL RAS EL HANOUT,
me comenta que estaban de rechupete y que ya se quedan como plato habitual
en su cocina, cosa que me alegra!. Muchas gracias por hacerlas y por la foto, 
la verdad se ven espectaculares y me encanta la presentación del plato!


La siguiente receta de este mes, va a ser la de Gerardo y su MERLUZA A LA VASCA,
me dice que es una receta espectacular y que le quedó de lujo!, me alegro Gerardo,
la verdad es que en la foto se ve muy apetitosa, gracias por hacerla y por la foto!


Seguimos con las HAMBURGUESAS DE PIMIENTO Y BERENJENA que ha 
preparado Mª José, que me da las gracias porque dice que estaban muy ricas.
Las gracias a ti Mª José, por hacerlas y por la foto, vaya pinta que tienen!


Y la última de este mes, es la foto de Gisela, que ha cocinado el POLLO A LA
SIDRA, me manda la foto del pollo ya guisado en un tapper, no lo había probado
aún pero me comenta que tiene muy buena pinta y que ya lo tiene preparado 
para llevárselo para comer al día siguiente. Pues si Gisela, tu pollo tiene muy buena
pinta, y espero que cuando lo comieras te gustara. Gracias por hacerlo y por la foto!


Y estas han sido las 4 fotos escogidas este mes, el mes que viene 4 más, que
tengo muchas!, te animas a mandarme las tuyas?, las espero!
MUCHAS GRACIAS a tod@s por vuestros mensajes, correos y bonitos
comentarios de mis recetas, de verdad que me alegra mucho saber que las 
leéis y las hacéis, es lo más bonito que puedo recibir de mis lectores.
Muchos besos y hasta la próxima!
Firma